princip (1)

Así le fue al Fiat Mobi y al KIA Rio sedán en las pruebas de LATIN NCAP

El organismo que se encarga de evaluar la seguridad activa y pasiva de los vehículos vendidos en esta región del continente americano, LATIN NCAP, presentó los resultados de las últimas pruebas realizadas, en las que se evaluó el desempeño del Fiat Mobi, KIA Río Sedán y Chevrolet N300; todos obtuvieron calificaciones lamentables.

Antes de desarrollar los resultados de cada vehículo, hay que aclarar que las versiones probadas no tienen las mismas especificaciones que los modelos vendidos en México, por lo que los resultados no son del todo aplicables en nuestro país.

El vehículo que obtuvo la peor calificación fue el Chevrolet N300, una miniván de origen chino que no se vende en México y consiguió una nada honorable calificación de cero estrellas para protección a adultos y una estrella en protección de ocupantes infantiles.

Este resultado se debió a la falta de bolsas de aire y a su estructura inestable que, en caso de impacto frontal o lateral genera un alto riesgo de lesiones graves en los ocupantes. La protección a niños se calificó como pobre, ya que sólo ofrece dos cinturones de seguridad de dos puntos (pélvicos) en la segunda fila de asientos y a que no cuenta con anclajes ISOFIX, ni instrucciones para instalar Sistemas de Retención Infantil (SRI).

Continuando con Fiat Mobi, éste obtuvo una calificación de una estrella en protección a adultos y dos en el apartado de infantes. Las razones para obtener esta calificación se basan en que la estructura tuvo un comportamiento estable en la prueba de choque frontal (punto positivo) pero, los problemas comienzan al momento de evaluar el nivel de protección al pecho que, en este caso, fue calificado como marginal.

La resistencia aceptable de la estructura en la parte frontal desaparece al momento de un impacto lateral. En esta prueba el desempeño de Mobi fue malo, registrando una alta intromisión a la cabina y la apertura de una de las puertas traseras; sumado a que no cuenta con bolsas de aire laterales, la protección del pecho se calificó como pobre y se resaltó el potencial riesgo que corren los ocupantes traseros.

Otro punto que afectó la calificación de este Fiat fue el hecho de no contar con cinturones de seguridad de tres puntos en todas las plazas, ni sistema de anclaje ISOFIX. La única diferencia con el modelo vendido en nuestro país es que aquí sí se ofrece con este último sistema, aunque siendo realistas, esto no hace un cambio muy sustancial en el desempeño ni en la calificación final.

Pasando con el KIA Rio sedán, ésta es la nueva generación que se fabrica en nuestro país en la planta de Pesquería, Nuevo León y obtuvo dos estrellas en protección de adultos e infantil. A diferencia de Fiat Mobi, los cambios en el modelo vendido en México y en el vehículo probado son muy grandes, por lo que los resultados de la prueba no tienen tanta validez o aplicación en nuestro mercado.

La estructura fue calificada como estable en el caso de la prueba frontal y en el impacto lateral tuvo un buen desempeño, sin embargo, la evaluación restó puntos por ser un modelo que sólo ofrece bolsa de aire para el conductor y, en consecuencia, la capacidad de protección al resto de los ocupantes se ve limitada.

Además, se le restaron puntos por no contar con frenos ABS, control electrónico de estabilidad (ESC), anclajes ISOFIX, ni cinturones de seguridad de 3 puntos en todas las posiciones; también le afectó el hecho de tener problemas para la instalación de sistemas de retención infantil e instrucciones limitadas.

Afortunadamente, en México todas sus versiones cuentan con un equipamiento de seguridad muy similar al ofrecido en Estados Unidos, con: 6 bolsas de aire, frenos de disco en las cuatro ruedas con sistema ABS, control electrónico de estabilidad y sistemas de anclaje ISOFIX. Cualidades que, sin duda, hubieran mejorado significativamente su desempeño y evaluación.

Alejandro Furas, secretario general del organismo de seguridad, dijo que es decepcionante que ningún país latinoamericano cuente con regulaciones que obliguen a la instalación de ESC y mejores protecciones en caso de impacto lateral. Además, señaló que los países de esta región tenemos un retraso de más de 20 años en materia de seguridad, respecto a Estados Unidos y Europa.

El caso del KIA Rio es un buen ejemplo para demostrar que, a falta de elementos de seguridad que deberían ser ofrecidos de serie en todos los vehículos y mercados, la seguridad ofrecida por un vehículo puede verse realmente afectada y disminuida, siendo los clientes los únicos afectados.

Ojalá en un futuro, las marcas que comercializan sus productos en esta parte del continente ofrezcan el máximo nivel de seguridad en todos sus vehículos, como lo hacen en otras partes del mundo, y que los gobiernos se vuelvan más activos y exigentes en temas de seguridad vial.

 

Prueba Chevrolet N300   https://www.youtube.com/watch?v=3fYMaCARnio

Prueba Fiat Mobi              https://www.youtube.com/watch?v=IliKSM_g6J0

Prueba KIA Rio sedán       https://www.youtube.com/watch?v=7kflf2fG1u8

 

Por: Alonso Brugada
@Brugadalonso

 

Así le fue al Fiat Mobi y al KIA Rio sedán en las pruebas de LATIN NCAPAndrea Ferrer
01

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *