img_8590

El último escape. Experiencia de viaje abordo de Ford Escape

Para cerrar con broche de oro este gran año, tuvimos la oportunidad de manejar por algunos de los más hermosos lugares de nuestro país abordo de la gran Ford Escape 2017.
Esto se vivió del 13 al 15 de diciembre y así fue nuestra experiencia: Al arribar a Mérida fuimos recibidos cordialmente por el equipo de Ford de aquella ciudad y las camionetas Ford Escape ya estaban listas para ser manejadas por nosotros. Se formó una caravana comandada por un Explorer que nos llevó hasta el lugar de alojamiento y de ahí a conocer la hermosa ciudad de Mérida. En ese trayecto pudimos conocer y dar nuestras primeras impresiones de aquella camioneta que resultaron ser muy buenas; en el apartado estético encontramos un aspecto más refinado, con un juego óptico más pequeño pero igual de efectivo, luces led diurna para las versiones tope de gama, al interior hallamos materiales de buena calidad desde la versión de entrada, asientos en piel, plásticos suaves al tacto en puertas y tablero, controles de audio al volante y un sistema de audio Sony con pantalla, pero sin navegador para las versiones más económicas, sin mencionar el motor que se mostraba brioso y nos invitaba a pisar el pedal a fondo, pero ya que estábamos dentro de la ciudad eso no sucedió.
Al siguiente día nos dirigimos hacia la bella ciudad de Playa del Carmen donde pudimos constatar la potencia del motor Ecoboost. Como ya mencionamos, el motor se mostró lleno de energía, parece que no se acaban las revoluciones, empuja con fuerza desde que pisas el pedal a fondo y la caja automática hace un buen trabajo, los cambios son prácticamente imperceptibles. Para el modo manual cuenta con paletas de cambios detrás del volante que también funcionan perfectamente y es aquí donde nos damos cuenta que el motor y la caja están pensados para ser rápidos y ahorradores a la vez, ya que yendo a casi 200km/h, en sexta velocidad, el tacómetro apenas rebasó las tres mil vueltas. Ya con el aire acondicionado es otra historia, pues si se notó un cambio en el consumo de combustible. Los frenos se mostraron firmes en todo momento y la suspensión hace una buena mancuerna con el resto de los elementos, su marcha es confortable aun a velocidades altas, consideramos que la dirección es poco comunicativa, pues es difícil darse cuenta de la velocidad que llevas a menos que veas tu velocímetro. Quizá sea necesario un ajuste al sistema de tracción, ya que hubo un acelerón que fue difícil controlar.
En conclusión es buen producto, con materiales destacables y una potencia que no se encuentra en la competencia.       

El último escape. Experiencia de viaje abordo de Ford EscapeAndrea Ferrer
06

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *